0034 699 825 5278 info@tpmespana.es

Inyecciones de lechada 

 

En el ámbito geotécnico, las inyecciones son tratamientos de mejora del terreno, mediante los cuales se introduce en los poros o fisuras del medio a tratar un fluido bombeable (conocido como mortero o lechada de inyección), que se solidifica y proporciona al conjunto un aumento de sus propiedades físicas y mecánicas a través del tiempo.
El objetivo básico de este tratamiento es el de impermeabilizar o fortificar los macizos porosos tales como suelos granulares (gravas y arena), rocas fisuradas o fundaciones defectuosas, incrementando de este modo las propiedades mecánicas de los mismos.
Es importante saber identificar qué medios se pueden utilizar para remediar la naturaleza de los terrenos y también determinar cuales son los factores que intervienen para fijar las condiciones de empleo de las inyecciones.
Una inyección no se hace simplemente bombeando un mortero, el comportamiento del terreno es a veces impredecible debido a sus heterogeneidades; por ello es necesario, casi siempre, ver lo que ocurre al comienzo de la inyección para adoptar el método correspondiente y, durante la ejecución se requiere un control de los parámetros de inyección (volúmenes, densidad, viscosidad, presiones, etc.)
Algunos de los usos de las inyecciones son:

  • Impermeabilización de suelos debajo o alrededor de una estructura.
  • Densificar suelos para aumentar la resistencia a rotura y reducir la compresibilidad.
  • Rellenar grietas para prevenir asentamientos excesivos.
  • Controlar el movimiento del suelo durante el proceso de ejecución de un túnel.
  • Estabilizar arenas y aluviones gruesos.
  • Mejorar suelos para cimentaciones en general.
  • Estabilización de laderas.
  • Control del cambio de volumen de suelos expansivos.
Inyecciones de lechadas
Inyecciones en terreno
Inyecciones en terreno